Excursiones Post-Congreso

Castillo de Peñíscola

La ciudad de Peñíscola, al Norte de la Comunidad Valenciana, se encuentra en un punto privilegiado del Mediterráneo español. Los 79 km2 de extensión del municipio, 17 de los cuales discurren paralelos al litoral, se reparten equitativamente entre las superficies forestales y los cálidos cultivos mediterráneos, entre los que no faltan el naranjo, el olivo y el almendro.

La ciudad antigua, coronada por la que fuera morada del Papa Benedicto XIII, un castillo-fortaleza del s. XIV, ocupa un imponente peñón que se alza 64 m sobre el azul del mar; está unido al continente por un cordón de arena que tiempo atrás era barrido por las olas durante los temporales, transformando a la ciudad en una efímera isla.

En contraste con el casco antiguo, se encuentran las nuevas calles y avenidas de la zona turística. Cálidas aguas en verano y otoño, se reparten entre las extensas playas de fina arena al norte de la ciudadela y hermosas calas flanqueadas por abruptos acantilados al sur.

Visitar Peñíscola significa retroceder en la historia y adentrarse en el medioevo renacentista.

Peñíscola ha sido encrucijada de todas las civilizaciones mediterráneas que desde el alba de la historia vienen navegando por este mar de bonanza y cultura. A fenicios y griegos, les siguieron cartagineses, romanos, bizantinos y árabes…todos supieron de su ventajosa situación, de su seguridad como fortaleza irreductible y de su idoneidad como hábitat, tanto por su clima como por disponer de abundante agua dulce que mana de las entrañas de la roca en la propia ciudadela.

En tiempo ya de los cristianos, los míticos y enigmáticos Caballeros Templarios se asentaron en el tómbolo, donde ya existía una fortaleza árabe y no tardaron en persuadirse de las excepcionales características que reunía para ser convertido en fortaleza inexpugnable.

Entre los años 1294 y 1307 fue construido el actual castillo Templario sobre los restos de la alcazaba árabe. Los promotores fueron frey Berenguer de Cardona, que era el Maestre de la Orden del Temple en Aragón y Cataluña y frey Arnaldo de Banyuls, que era el Comendador de Peñíscola. Los escudos de ambos se conservan esculpidos en piedra formando fajas heráldicas situadas por encima de la puerta de acceso al castillo y también sobre la puerta de la basílica.

La excepcional robustez de sus muros y bóvedas de arco ligeramente apuntado y su total construcción con magnífica fábrica de sillería, así como su desnudez y austeridad en elementos ornamentales constituyen la impronta de una arquitectura militar tremendamente maciza y sobria que, estilísticamente, discurre entre el románico tardío y un gótico incipiente.

Un paseo por la fortaleza inexpugnable.

CASTILLO

Declarado monumento Histórico-Artístico en 1931, está emplazado en la zona más elevada del peñón, a 64 m sobre el nivel del mar, con un perímetro de 230 m.
El Castillo, construido por Los Templarios sobre restos de una antigua alcazaba árabe, sufrió pequeñas reformas bajo el mandato de Benedicto XIII transformándolo en palacio papal.
La fábrica de los muros es de piedra labrada y todas las dependencias se cubren con bóvedas de cañón que arrancan de impostas muy simples formadas por un cordón moldurado.
Destaca en todo su conjunto la sobriedad y solidez de su construcción tanto en las estancias templarias como en las estratégicas e intrincadas dependencias pontificias.
A pesar de las modificaciones introducidas por Felipe II para artillar la fortaleza y de los bombardeos sufridos en las numerosas guerras y asedios no se ha visto sustancialmente alterada la conformación del castillo.

 

PARQUE DE ARTILLERÍA

El Parque de Artillería ha sido restaurado como parque botánico donde se puede pasear entre los jardines constituidos por palmeras, olivos, lavandas y flora autóctona del Parque Natural de la Sierra de Irta. A lo largo de los años los jardines del Castillo del Papa Luna han sabido conservar ese aspecto estratégico desde donde se puede contemplar toda la bahía de Peñíscola, una vista de belleza inusual desde la cual se observa como las olas llegan a la orilla de la Playa Norte, como haciendo reverencia a la impugnable fortaleza.

 

MURALLAS

Además del Castillo, que se halla situado en la parte más elevada del tómbolo, destaca todo el Casco Antiguo de la Ciudad, cuyo conjunto de murallas han sido construidas en distintas épocas, configurando su potente imagen de fortaleza inexpugnable.
Las murallas se dividen en tres zonas y estructuras arquitectónicas y militares diferentes. De las tres zonas, destaca la muralla renacentista que constituye el frente de la fortificación.
Fortificación del siglo XVI proyectada por el famoso arquitecto J.B. Antonelli, siendo una muestra de la arquitectura militar peninsular.

 

LAS TRES ENTRADAS A LA FORTALEZA

El Portal Fosc, de estilo renacentista, fue la entrada principal hasta el s. XVIII y esconde rincones donde perderse y poder disfrutar de momentos en los que parece que la historia no ha pasado. Sobre la puerta principal del Portal Fosc todavía podemos observar un escudo conmemorativo de Felipe II. Visitar Peñíscola significa retroceder en la historia y adentrarse en el medioevo renacentista.

La segunda puerta es la de Sant Pere, mandada a construir por el Papa Luna en el S.XV, que proporcionó a la ciudad un nuevo acceso por mar, alterando el antiguo cinturón de murallas y creando un embarcadero que funcionó hasta el siglo XVIII cuando se cegó y terraplenó por motivos militares. El portal está formado por un gran arco rebajado de sillería sobre cuya dovela central se halla el escudo del Papa Luna, esculpido por Filibert Bertalla.

La tercera puerta a la ciudad, es la puerta de Santa María, construida en 1754, por orden de Fernando VI, para mejorar los accesos a la ciudad. En su interior nos encontramos la Plaza de “Les Escaseres”, rodeada de muralla lo cual le da ese aspecto íntimo en el que poder sentarse y respirar esa paz que sólo Peñíscola es capaz de dar. Junto a ella está situada la Ermita de Santa Ana, que data del año 1827, que es de gran interés histórico, y que supone una visita obligada al recorrer las estrechas calles empedradas de la ciudadela.

Islas Columbretes

Viajar al Parque Natural de la Islas Columbretes es una experiencia inolvidable, con una duración total de unas 9 horas, este viaje está recomendado para todos los públicos. El trayecto dura algo más de 1h. Tras la llegada la Illa Grossa, desembarcaremos por grupos.

Mientras un grupo realiza la visita a la Illa Grossa, los que esperan en el barco, aprovechan para comer, bañarse o tomar el sol. Terminadas las visitas a tierra zarpamos y volvemos a Peñíscola, no sin antes pasar por el lado de las otras islas para verlas bien de cerca.

Viajar al Parque Natural de la Islas Columbretes es una experiencia inolvidable. Rodearse de mar por todas partes para recorrer los cerca de cincuenta kilómetros que las separa de la costa de Peñíscola es, como poco, excitante. Salimos aproximadamente, a las 9:00h, desde el puerto de la ciudad del Papa Luna. Nos esperan algo más de dos horas de recorrido, que invitan a inmortalizar las espectaculares vistas de Peñíscola desde el mar, a tomar el sol tranquilamente en cubierta y a charlar con la tripulación, que nos contará interesantes historias sobre Columbretes o con los improvisados compañeros de viaje con los que compartiremos la sensación de acercarnos a un mundo por descubrir.

Así debieron sentirse griegos y romanos, primeros moradores que le dieron nombre al archipiélago formado por varias islas de origen volcánico.
Nuestros barcos están preparados para proporcionarle un cómodo viaje y una excelente experiencia. En algo mas de una hora, se divisa ya el archipiélago que es nuestro destino. Eso invita a los pasajeros a fotografiar y retener en las pupilas ese momento tan especial.

Realizar Reserva Excursiones Post-Congreso

Ficha técnica excursión:

 

2 opciones:

  • Visita a peñíscola, entrada al castillo y patio de armas + visita guiada castillo

  • Visita a illes columbretes + visita guiada castillo

Día de la excursión: domingo 24 de junio


– Horarios de salida:

  • Opción columbretes + castillo: 7:00 h desde el punto de encuentro
  • Opción peñíscola +  castillo y patio de armas: 9:00h desde el punto de encuentro

– Precio de la excursión:

  • Visita a peñíscola, entrada al castillo y patio de armas + visita guiada castillo: excursión patrocionada por el patronato de turismo de la diputación de castellón.
  • Visita a illes columbretes + visita guiada castillo: 50€ por persona

– Que incluye la excursión:

  • Traslado desde el punto de encuentro hasta el destino en bus.
  • En la excursión a illes columbretes barco ida y vuelta + guía
  • Entrada y visita guiada al castillo de peñíscola

– Que no incluye la excursión:

  • Comidas

Paso 1 rellenar el formulario de inscripción

Nombre y Apellidos (*)

E-mail (*)

Teléfono

Seleccionar:
PeñíscolaPeñíscola + Islas Columbretes * realizar paso 2

Aceptar política de privacidad

*Paso 2, realizar el pago si decides ir a las Islas Columbretes

*Los que escojáis la opción visita a illes columbretes + visita guiada castillo el pago de dicha excursión hay que realizarlo a través de transferencia bancaria indicando CUEVATUR-COLUMBRETES  y NUM DE PAX y enviando justificante de pago a: cuevatur2018@lavallduixo.es

*Número de plazas limitadas

Datos bancarios:
LA CAIXA – PEÑISCOLA FELIPE II
IBAN ES98 2100 4499 410200061916
SWIFT CAIXESBBXXX

})(jQuery)